La perfección existe en el amor de una madre

Madre alza a su hijo en un día de playa

La perfección existe en el amor de una madre

Dicen que la perfección no existe. Probablemente no exista en casi nada. No somos mujeres perfectas, no hay hombres perfectos, ni hijos perfectos. No hay lugares perfectos, ni los aromas lo son tampoco…

Todo depende de los ojos que lo miren, huelan, perciban, toquen, sientan…Pero sí creo que el amor de una madre es perfecto. Quizás no dure, quizás no sea como debiera, es probable que en ocasiones existan circunstancias crudas de por medio que interfieran.

Sin embargo, tras ver, madurar, leer y abrir la mente, puedo y quiero pensar que por un segundo solamente, no hay madre que no ame incondicionalmente a su hijo. Quiero pensar que ese amor, un sentimiento tan incomparable, tan imposible de superar, ocurre cuando una madre sabe que está embarazada. Por un instante, el instante más ínfimo, esa futura madre ama como nunca lo había hecho antes.

Amor y perfección

La maternidad cambia, ahí pueden surgir miedos, inseguridades, falta de formación, apoyo y educación…, no seré yo quien juzgue nunca, porque la maternidad es tan personal… La vida de otras mujeres y madres es íntima e imperturbable. No cometamos el error de criticar a la ligera. Verdaderamente creo en el amor, y sobre todo creo desde que soy madre.

Quizás me equivoque, quizás un pequeño porcentaje de madres no amen a sus hijos, hasta me tiemblan las manos al escribirlo, no obstante y de corazón lo digo, ese amor, mujeres y madres, nace sin querer y nos invade. Podremos intentar luchar contra él, revelarnos y llorar, pero vivir para sentir eso es la mayor recompensa que puede existir.

Ser madre te remueve todo, puede llegar a ahogar, hacer temblar y frustrar. Pero digo que el solo pensamiento de un momento sin ese ser tan tuyo, debe significar un castigo de por vida. Al imaginar avanzar sintiendo el calor, oler la piel y escuchar la voz de mi hija, puedo afirmar que efectivamente la perfección existe, y todo tiene sentido. Para aquellas madres que no logran continuar con sus hijos al lado, por el motivo que sea, pido que no existan juicios, porque entiendo que su tortura interna ya es suficiente condena.

 

Sin Comentarios

Dejar un Comentario

error: Copyright