Los niños índigo

Los niños índigo

Muy poca gente conoce el término «niños índigo». Lo que sí se utiliza más frecuentemente, sobre todo para profesionales de la moda o la pintura, es el término índigo para referirse al color. Fue una parapsicóloga quien acuñó con este concepto a niños que destacaban por su aura, un aura diferente a lo considerado habitual.

Niños fuera de lo común

Los niños índigo son personas que destacan entre otros por su forma de ser: Son niños competentes y muy maduros. Además se muestran ambiciosos, inconformistas,  se aburren con las normas preestablecidas y con la rutina. No existe una base científica que avale este diagnóstico, no obstante aquellos que creen en su existencia, afirman que uno sabe cuando está tratando con uno de estos únicos niños.

Estos niños, de enorme sensibilidad y empatía, son solidarios y altruistas, sufren con el resto, se involucran en temas sociales y familiares. No quieren verse al margen de nada, ni del sufrimiento, ni de los momentos de alegría. Se dice de ellos que vienen a traer felicidad y a hacer del mundo un lugar mejor. Les encanta poner su granito de arena para mejorar cualquier situación, y ser una parte esencial para otros.

La familia de los niños índigo

Los padres y familiares del niño índigo deben ser comprensivos y pacientes. En muchas ocasiones pueden sentirse un tanto confundidos sobre cómo tratarles, no obstante, no deben asustarse, sino estar a su lado, escucharles y dejarles ser lo que son. Puede ser que los niños se frustren cuando no logran estar en la misma dimensión que otros compañeros y amigos, o cuando les miran de diferente forma. Es importante, por lo tanto, trabajar en mecanismos para procurar que el niño no se sienta aislado ni marginado en casa o en el colegio.

Estos niños no son hiperactivos, ni necesitan tratamiento, sin embargo tienen otras necesidades, y demandan actividad para cubrir sus ansias de conocimiento. Observan, se interesan por lo que les rodea siempre y cuando les atraiga y les produzca curiosidad. Lo mejor que puede hacer su progenitor o cuidador es acompañarle en su desarrollo y formación personal, y velar siempre por su estabilidad emocional.

 

Sin Comentarios

Dejar un Comentario

error: Copyright