A quienes juzgáis a una madre

A quienes juzgáis a una madre

Percibo el modo en que me miras y comentas cuando amamanto. Sí, mi hija tiene más de un año y gracias, pero no necesito cubrirme para dar pecho. Sé como ser discreta, así que no perturbes con tus formas.

No pongas caras si regaño a mi hija. Sé lo que significa educar, así que no voy a ignorar a mi pequeña cuando haga algo mal, lo corregiré ahora. Soy una madre involucrada 24 horas al día, ¿a que eso lo ignorabas?. Apenas duermo y no renuncio a sonreirle al día, a mi marido y mi hija, así que no opines sin conocer.

Voy por la calle y te fijas en lo que hace mi hija y exclamas: «¡Cuidado!. Va a caerse». No, no pasará. Aquí está SU MADRE para evitarlo o intentarlo.

NO me des consejos que no demando y seguramente no aceptaré, ni me digas como he de hacer las cosas. Déjame libertad para ser y ejercer como madre. Voy a vivir mi maternidad libremente como deberíamos hacer todas, sin miedos ni tabúes.

¿Qué es la vida sin errar y continuar?, no lo sé. Lo que sí puedo imaginar es que no soportaría actuar con mi niña sin guiarme por mi instinto y corazón.

Con o sin tu ayuda continuaré el camino que he elegido. No te interpongas porque la maternidad me pertenece.

(CARTA A LA SOCIEDAD-ANA M. LONGO)

 

Sin Comentarios

Dejar un Comentario

error: Copyright