Maternidad hermosa y real

Maternidad hermosa y real

La maternidad me ha abierto la mente a otra dimensión. Ya no hay lugar sólo para el YO, lo material, la diversión, el derroche y descontrol en ocasiones. Ahora no existen solamente mi propio ser, sus deseos, caprichos… Aquí y ahora está la razón de que todo haya pasado a un segundo plano.

Si antes me gustaba planificar y organizar, ahora lo haces a cada minuto. A cada instante piensas en quehaceres para con tu bebé. Piensas en su ropa, comida, en si tiene frío, en si desea un abrazo… Te fijas si se ha metido algo en la boca o le molesta el pelo en sus ojos.

Su bienestar es mi tranquilidad. Mi bebé lo es todo para mí, como sus bebés para la mayoría de madres. Los miramos, besamos y abrazamos como no hemos hecho con nadie nunca. Es el amor más puro que existe. El cansancio que no nos importa tener. Seguimos y hacemos por ellos.

Ahora soy una sombra de lo que fui. Soy otra. Soy mamá y mujer. No tengo aquellas inseguridades, ni me importan cosas vanalesMi hija me ha descubierto. Yo me conozco mejor que nunca y no tengo miedo a nada ni a nadie. Nunca más. Estoy por ti aquí y ahora, feliz, fuerte y luchando.

El mundo es simplemente, NUESTRO.

Sin Comentarios

Dejar un Comentario

error: Copyright